domingo, 24 de junio de 2012

Un buen libro

Uno se entusiasma cuando lee un buen libro. Un buen libro emociona, nos conmueve, nos hace sentir identificados en algún aspecto –por más mínimo que sea-, porque siempre toca alguna fibra de nuestro ser. Si no, no sería un buen libro.

Esta es la historia de Alma y lo que le pasó cuando leyó un libro. Lo leyó en un momento en que dudaba de un montón de cosas. Dudaba de sí misma, de su futuro, de sus decisiones, de sus acciones. Y una de las fibras que tocó el libro que leyó tiene que ver con esto.

La historia narraba la vida de Ezequiel. Era un tipo muy introvertido, casi podríamos decir inseguro. En parte se entiende: tenía un montón de recuerdos tristes y oscuros de su infancia. Pero por otro lado, uno de ellos fue lo que lo salvó de una depresión crónica. Abandonado por su mujer, lo que lo rescató de no salir más de la cama fue la necesidad casi compulsiva de saber por qué Deportivo Wilde se había ido a la B. Por qué el jugador estrella no se lució como en todos los partidos y dejó que el equipo entrara en una espiral descendente. En realidad, que le pasara lo mismo que a él, a Ezequiel. Así que un día emprendió viaje: se fue a buscar al jugador estrella a un pueblucho abandonado a la buena de Dios.

Alma, como Ezequiel, tuvo el impulso de hacer un viaje: ella quería ir a ese pueblo perdido del cuento. Como Ezequiel se sentía a la deriva: sentía estaba en un punto de inflexión en su vida. Pero y entonces ¿qué? Como Ezequiel quería saber la verdad. Sobre qué no importaba. Simplemente (si acaso es simple) tener certezas, sobre algo. Pero ¿por qué ir a ese pueblo perdido? ¿Qué sentido podía tener eso para ella? ¿Qué esperaba encontrar?

Convenció a una amiga de que la acompañe. Eran solo unos 180 kilómetros. Así que un sábado a la mañana cargaron el auto y emprendieron camino. Mate que va, mate que viene, el viaje se hizo bastante corto. La charla era fluida.

Al llegar se encontraron con un pueblo que casi parecía fantasma. Estaba la estación de servicio, esa del cuento. Y Alma no lo podía creer. No había mucho más que ver en ese lugar así que enfilaron directo para el establecimiento. Por un momento creyó de verdad que atendiendo iba a encontrar a Perlassi, ese viejo rezongón. Pero la emoción no duró mucho. Un tipo de unos 40 años, taciturno y con cara de pocos amigos apareció casi de la nada y la hizo bajar a la tierra como de un hondazo. La cabeza le dio vueltas unos instantes. Por suerte, Mara salió al rescate. Le dijo que necesitaban cargar nafta. Dicho y hecho, con el tanque lleno subieron al auto y siguieron andando. Pero esta vez Mara tomó el volante. Alma estaba como abstraída, con la mirada perdida. Ni siquiera llegaba a sentir que pensaba. Más bien, se dejaba llevar por ese estado de sutil inconsciencia. Ella quería creer que había algo de real en la historia de Ezequiel. Pero no lo había. Era… una historia, un cuento.

Mara esperó pacientemente y en silencio hasta que su amiga saliera del estado de sopor. Cuando Alma comenzó a ver lo que estaba delante de sus ojos Mara, con una sonrisa en su rostro, dijo “¿Tanto te sorprendiste? ¿De verdad pensabas que ibas a ver al personaje ese? ¡Sos una loca!” ¨Sí, no sé, me gustaba la idea de que así fuera. Pero es verdad, era obvio que no iba a estar. Igual, me re gustó haber venido hasta acá. Gracias por acompañarme.”

¿Y por qué le gustó ir? Porque entendió que las certezas se las da uno a uno mismo. Con el tiempo. Y con la experiencia por supuesto. Con lo que vivimos día a día pero sobre todo por esas cosas que nos apelan en un nivel más profundo de nuestro ser. Pero aun así, esas experiencias cobran sentido, significan y nos enseñan siempre y cuando podamos interpretarlas. Alma descubrió que eso era lo que ella estaba aprendiendo de esa situación. Y que así entendía que lo que ella quería que otro le diera, como Ezequiel, ninguna exterioridad podía dárselo. Si tal vez insinuarlo, pero estaba en ella tomarlo o no. Y así, ese libro, eso que le había llegado de afuera, le sirvió como guía para lograr entender eso.

jueves, 3 de enero de 2008

Desde atrás

Largo tiempo paralizado por este dilema me parece, sin embargo, que el remolino comienza a entrar en reposo. Formas evanescentes se precisan, la confusión se disipa lentamente. ¿Qué ha ocurrido, sino la huída de los años? Arrollando mis recuerdos en su fluir, el olvido ha hecho algo mas que desgastarlos y enterrarlos. El profundo edificio que ha construido con esos fragmentos da a mis pasos un equilibrio más estable, un trazado mas claro a mi vista. Un orden ha sido sustituido por otro. Entre esas dos escarpas, ahora a distancia, mi mirada y su objetivo, los años que los desmoronan han comenzado a amontonar sus despojos. Las aristas se afinan; paneles enteros se desploman; los tiempos y los lugares se chocan, se yuxtaponen, se invierten, como los sedimentos dislocados por los temblores del de una corteza envejecida. Tal detalle, ínfimo y antiguo, surge como un pico, en tanto que capas enteras de mi pasado sucumben sin dejar huella. Acontecimientos sin relación aparente, que provienen de períodos y regiones heterogéneas, se deslizan unos sobre otros y súbitamente se inmovilizan con la apariencia de un castillo cuyos planes parecería haberlos elaborado un arquitecto más sabio que mi historia.

Claude Lévi-Strauss
Trsites trópicos.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Coroministas

sin cáncamo
fuiste un fililí.
tus caricias galbanas
desperdicio en el grial.
dientes lancinantes
me muerden los ojos.
destierro.

¿el grial?
no veo, no veo.
intento desarmar la égida.
elipsis.
tus caricias galbanas,
ponzonia en la piel.
tengo verguenza.


Viernes a la noche, con Corominas en mano, Maga y Ampy se inspiraron

domingo, 4 de noviembre de 2007

Hoy

Dice Don Juan:
Tu razón te está diciendo otra vez que eres inmortal. Un ser inmortal tiene todo el tiempo del mundo para dudas y desconciertos y temores. Un guerrero, en cambio, no puede aferrarse a los significados que se hacen bajo las órdenes del tonal, porque el guerrero sabe con certeza que la totalidad de sí mismo tiene sólo un poquito de tiempo sobre esta tierra.


Basta de pensar demasiado. Es hora de callar a la razon; es hora del nagual.

miércoles, 17 de octubre de 2007

Un juego.

En los juegos se juega algo de verdad.


Se que existe una Ampy que es real. Pero no creo que sea la que vos ves, o la que yo veo. Se que está, pero debo decir que la desconozco. Y no creo que la conozcas tampoco. Cuando crees estar mirándola, en realidad me estas mirando a mi. Cuando creo estar mirándola yo, descubro que me estoy mirando a mi misma, pero la Ampy real permanece desconocida. Se también que ocurre con los demás. Se que al mirarte no te veo a ti en realidad. Veo desde mí a alguien que tampoco es real, sino un otro que en parte ha sido creado por mí. Y mis creaciones se relacionan conmigo. Mientras que yo soy creación a la vez, y me relaciono con aquellos que me han creado. Y así los reales se pierden en los ojos, en los oídos, en la piel, en el olor, en la boca, y en los pensamientos. Se pierden y se vuelven inalcanzables. Pero nos queda todo de lo que de ellos hemos inventado. Todo de lo que ellos hemos visto, escuchado, sentido, olido, saboreado, teñido de nosotros.

(Ampy y yo)

martes, 9 de octubre de 2007

Al amparo del sol

(mis papas tenían un amgio que cuadno nací me hizo una cancion que se llamaba así. pero nunca la escuche)


Algo lindo :)

El colectivo avanzaba. Todos los asientos estaban ocupados. La música sonaba en mis oídos y me adormecía. Entonces, el colectivo dobló una esquina y el sol entró por la ventana. Me dio de lleno. En ese instante sentí que mi mente, mi cuerpo y mi alma se vaciaban mágicamente de toda preocupación. Era feliz. Sin necesidad de razón. Y todo parecía provenir de la tibia luz del sol, que inundaban mis sentidos. El colectivo volvió a doblar. Un edificio tapó el sol, y la sensación de calidez despreocupada se esfumó tan rápido como vino. Pero el dulce recuerdo permanece… no había razón suficiente para preocuparse.

miércoles, 3 de octubre de 2007

lunes, 1 de octubre de 2007

Lacanería

A la hora de estudiar, uno se pone a hacer las cosas más extrañas, como por ejemplo, leer teoría de Lacan. He aquí un poco de lacanería:

Lo Real, lo Imaginario y lo Simbólico

Registro de lo real

Lo real es aquello que no se puede expresar como lenguaje, lo que no se puede decir, no se puede representar, porque al re-presentarlo se pierde la esencia de éste, es decir, el objeto mismo. Por ello, lo Real está siempre presente pero continuamente mediado mediante lo imaginario y lo simbólico.

Registro de lo imaginario

Lo imaginario está constituído en un proceso que requiere una cierta enajenación estructural, es el reino de la identificación espacial que inicia en el estadio del espejo y es instrumental en el desarrollo de la agencia psíquica. Es en este proceso de formación que el sujeto puede identificar su imagen como el 'yo', diferenciado del otro y en relación con el objeto a. Lo que se designa como 'yo' es formado a través de lo que es el otro —en otras palabras, de la imagen en el espejo. Es la forma primitiva de pensamiento simbólico.
 

Registro de lo simbólico

Lo imaginario, o aspecto no-lingüístico de la psique, formula el conocimiento primitivo del yo, en tanto lo simbólico genera una reflexión a nivel comunitario del conocimiento primitivo del yo y crea el primer conjunto de reglas que gobiernan el comportamiento e integran a cada sujeto en la cultura. Constituye el registro más evolucionado y es el que tipifica al ser humano adulto. Lacan considera que el lenguaje construye al sujeto y el humano padece este lenguaje porque le es necesario y le aporta a cada sujeto una calidad heurística (con el lenguaje simbólico se piensa, con este lenguaje se razona, con tal lenguaje existe comunicación -simbólica- entre los humanos).

Lo que se convierte en el Sujeto propiamente se desarrolla mediante su incepción en el orden Simbólico, momento en el cual el infante adquiere la habilidad de utilizar el lenguaje —es decir-, de materializar su deseo mediante el discurso.

*

Y para mi querida caja negra:" Lacan, con Freud, considera que el ser humano, además de estar regido por los instintos, también lo está por las pulsiones. A diferencia de los instintos, las pulsiones carecen de objetos predeterminados; esto hace que el ser humano no quede encerrado en esquemas o estereotipos simples de conducta; el ser humano, al ser pulsional, supera el mero sistema de "estímulo respuesta" que caracteriza a los otros animales."

En fin, se que este post no va a ser mui popular.
Pero no me importa :) muajajaja

viernes, 21 de septiembre de 2007

Relatos de poder. Castaneda.

(…) Miré por la ventana para ver si ella venía. La vi a través de la puerta de cristal. Hablaba con la recepcioncita del hospital de animales. Mi cuerpo sintió una extraña sacudida, y automáticamente abrí la puerta del coche.
- ¡Corre, Max, corre! - dije al gato.
Bajó de un salto; cruzó velozmente la calle con el cuerpo cerca de la tierra, como un verdadero felino. El otro lado de la calle estaba vacío; no había coches estacionados y pude ver a Max correr a lo largo de la cloaca. Llegó a la esquina de un gran bulevar y descendió por la compuerta del desagüe.
Mi amiga regresó. Le dije que Max se había ido. Ella subió al auto y nos fuimos sin decir palabra.
A lo largo de los meses, el incidente se convirtió en un símbolo para mí. Imaginé, o acaso vi, un raro destello en los ojos de Max cuando me miró al saltar del coche. Y creí que por un instante ese animal doméstico, gordo e inútil, se hizo gato.
Expresé a don Juan mi convicción de que, cuando Max corría calle abajo y se sumergía en el drenaje, su “espíritu de gato” era impecable, y quizás en ningún otro momento de su vida fue tan evidente su “gatunidad”. El incidente me dejó una impresión imborrable.
Conté la historia a todos mis amigos; tras repetirla una y otra vez, mi identificación con el gato llegó a ser muy placentera.
Me pensaba yo mismo cómo Max: dejado, doméstico en muchos sentidos, pero no podía pasar por alto, sin embargo, que siempre había la posibilidad de un momento en que el espíritu del hombre se posesionara de todo mí ser, igual que el espíritu “gatuno” llenó el cuerpo hinchado e inútil de Max.
A don Juan le había gustado mi historia; hizo algunos comentarios casuales acerca de ella. Dijo que no es tan difícil dejar que el espíritu del hombre fluyera a tomar las riendas; sostener el paso, sin embargo, era algo que sólo un guerrero podría hacer.

sábado, 15 de septiembre de 2007

En el lado oscuro.

Un día me asusté escuchando música:


Terror. Horror. Estas inmovilizado. No podes mover tus extremidades, están atadas. La camilla esta helada y la luz que cuelga del techo te encandila. No podes ver a tu alrededor. Solo escuchas. Terribles rugidos de aparatos extraños. Sonidos metálicos de instrumentos filosos siendo afilados para perforar, cortar, rebanar, experimentar. El dolor que se avecina es insoportable. Tu corazón palpita con fuerza. No podes detenerlo, y ya no aguantas más. Te recorre un temor irracional de que ellos oigan los latidos, y los aliente más, que haga que se apresuren a introducir todos aquellos aparatos dentro de tu cuerpo. Y entonces no habrá forma de detenerlos. Adviertes su presencia moviéndose por la sala. Parecen tan satisfechos. Monstruos. Pasos… oyes pasos a lo lejos.
Alguien corre. Desesperadamente atraviesa pasillos iluminados por tubos de luz blanca que tintinean y aumentan la sensación lúgubre que emanan las salas de piso de mármol frío. Es la única luz. Están bajo tierra. Una mueca horrible atraviesa su cara. Esta aterrado. El sudor frío corre por su frente. Está exhausto pero no puede detenerse. Tan solo un segundo perdido puede ser determinante. No puede permitirse ningún retraso, y aún así, no puede ser advertido por ni un alma. Si lo descubren, correrá la misma suerte que el otro. El temor y el desasosiego lo envuelven. Pero si se entrega a ellos, será demasiado tarde. Sigue corriendo, y sus pasos retumban en las paredes. A lo lejos, risas, horribles carcajadas suenan a lo lejos.
Suenan en tus oídos. Risas inconcebibles, frías y deshumanizadas. Ellos no parecen oír los pasos. Están demasiado absortos en su dicha. Los pasos se acercan, disminuyen. Está desorientado. Si gritas ahora, será puro deleite para ellos, y él ya no podrá hacer nada. Debes aparentar calma. Es que es imposible. Cada músculo de tu cuerpo esta tenso cómo nunca antes, tus sentidos se han agudizado debido al loco terror que no te deja respirar. Tus latidos son furiosos. Las ataduras están ajustadas y cortan tu piel. Y ya no puedes resistirlo más. Sientes que tu cabeza va a estallar. Y lo anhelas, ya que eso acabaría con todo este sufrimiento irracional. Pero no debes gritar. O será demasiado tarde. Y los pasos suenan nuevamente a lo lejos. NO. Se alejan sin que nada puedas hacer. Te abandonan y te dejan a merced de aquellos seres crueles y despiadados. Él también ha caído. Y sabes que el fin se acerca…

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Y sin embargo...

Y sin embargo, ocurre que a ella no le gusta la realidad. Sin querer enterarse, vive en un mundo onírico; un mundo soñado e ideal. Su mente capciosa le hace creer que se mueve en un mundo de vigilia y racionalidad. Pero en realidad esta más allá de toda aquella sensatez. E inclusive, contra su voluntad, su mente se va a la deriva por más que su cuerpo pretenda ser un ancla en este mundo. Su imaginación y pensamientos son ávidos y no se conforman con los sueños durante las horas de sueño. No, desean toda la atención incluso cuando es de día y no hay tiempo para dormir. Sin poder evitarlo, idealizaciones y momentos imaginados donde la perfección es pura poblan su cabeza obstruyendo la vista del hoy y del ahora. No hay deseos de vivir semejante realidad, cuando cerrar los ojos y abandonarse a la imaginación genera tanta satisfacción. Y así es que se engaña, arguyendo que vive en un mundo de realidad con escapadas a ese mundo de sueños. Pero resulta que es todo lo contrario ya que las pequeñas escapadas son hacia el mundo duro y resistente donde no existe lo ideal más que en la imaginación. Y cada vez que se encuentra en él, sus ilusiones ve perecer. Entonces vuelve a huir a refugiarse en el bello mundo de los sueños hasta que se da cuenta de que todo eso no es más que un sueño y se deshace inevitablemente. Y nuevamente cae desconcertada en el sombrío mundo sin ilusión que no resiste y no puede evitar volver a escapar.



(PD: notaste que es siempre lo mismo? siempre caigo en el mismo circuito donde intento rehuir del mundo de la praxis... la solucin facil: huir frente a la displasencia y refugiarme en la imaginacion. aca ai algo que no funciona.)

martes, 21 de agosto de 2007

Lindos silencios

No quería subirlo todo porque es algo de mi para vos. Pero quería darte las gracias denuevo.

Mis angustias lograste comprender. Mis miedos aprendiste a detectar. Y mis silencios no lograron vencerte. Pudiste ver mas allá de todo aquello y por eso, no imaginas lo agradecida que estoy.
Con tus oídos pudiste escuchar mas de lo que dije (y deje de decir) y con tus ojos pudiste ver a través de muros inatravesables para mi. Con tu capacidad de comprender, y tu amor me ayudaste a tirar muchas de las paredes que siempre me encerraron y debilitar la burbuja de la cual sola no podía salir.
(...)

Y denuevo, te amo can.

sábado, 18 de agosto de 2007




cumpleanios :)
i ensima encontre fotos viejas, mira mira soi alterna jajajja.
20 anios ya chee.

lunes, 6 de agosto de 2007

"Esto lo estoy tocando mañana"

“Esto lo estoy tocando mañana” Así dice Johnny, en “El perseguidor”, de Cortazar. El interlocutor del jazzista piensa “Johnny siempre está tocando mañana y el resto viene a la zaga, en este hoy que él salta sin esfuerzo en las primeras notas de su música.” Eso de tocar “mañana”, me hizo recordar cierta idea que consistía en que cierta música parecía estar en el mañana. Mas que la música, era el sentido lo que aparecería mañana, lo que de alguna forma haría que las letras tuvieran sentido, que quizás se justificaran, aunque no estoy segura que “justificar” sea la palabra correcta. En el hoy, la inspiración caprichosa lleva a la pluma por pasajes desconocidos e inciertos. Un instinto se podía decir, un impulso que si se deja fluir libremente logra armar una letra, una canción que en el hoy es contingente. Pero en el mañana… ahí es donde el impulso caprichoso se redime al explicar cosas que dejaron de ser mañana para ser hoy, en el hoy. El mañana efectivamente se convierte en el hoy eventualmente. Sin embargo, se escribe en el hoy, pero se comprende en el mañana.

(:

domingo, 15 de julio de 2007

Sonic Youth



Diamond Sea Lyrics

Time takes its crazy toll
and how does your mirror grow
you better watch yourself when you jump into it
'cause the mirror's gonna steal your soul

I wonder how it came to be my friend
that someone just like you has come again
you'll never, never know how close you came
until you fall in love with the diamond rain

throw all his trash away
look out he's here to stay
your mirror's gonna crack when he breaks into it
and you'll never never be the same

look into his eyes and you can see
why all the little kids are dressed in dreams
I wonder how he's gonna make it back
when he sees that you just know it's make-belief

blood crystalized as sand
and now I hope you'll understand
you reflected into his looking glass soul
and now the mirror is your only friend

look into his eyes and you will see
that men are not alone on the diamond sea
sail into the heart of the lonely storm
and tell her that you'll love her eternally

time takes its crazy toll
mirror fallin' off the wall
you better look out for the looking glass girl
'cause she's gonna take you for a fall

look into his eyes and you shall see
why everything is quiet and nothing's free
I wonder how he's gonna make her smile
when love is running wild on the diamond sea


(L)
Espejos, espejos... the mirror grows but smaller and smaller..

miércoles, 11 de julio de 2007

Entre sueños y realidades.

Cuando no puedo dormir, me pongo a pensar y pensar...

Cómo saber cuando estas despierto y cuando estas dormido. Cómo saber que lo que estas viviendo es parte de la realidad. Y cómo saber qué es la realidad. Cómo estar seguro de que un sueño no es la realidad. Cómo saber hasta que punto somos racionales y hasta que punto irracionales. Cómo distinguir. Cómo separar la vigilia del seño, la locura de la cordura. Cómo estar seguros de que este sueño no es la realidad. Cómo poder afirmar que realidad hay una sola y sueños muchos. Cómo saber qué es la realidad, cuando en realidad, es de estas que hay muchas. Y cómo saber cuales de estas no son sueños.
Son dos mundos que se fusionan, que dialogan, y que muchas veces la final línea que los divide se vuelve tan difusa y se pierde.
Esta realidad, ¿no es un sueño? O este sueño, ¿no es una realidad? Cómo saber. O mejor aún, ¿queremos saber? Porqué no disfrutar de esta realidad soñada y de este sueño tan real.
Perdámonos en esta fina separación entre los dos mundos. Perdamos nuestras conciencias, nuestra racionalidad, y soñemos cuando estemos despiertos. Vivamos en los sueños. O en la realidad. Vivamos en ambos. La realidad es igual que soñar, que soñar cuando estas dormido.

Entonces, te invito a mis sueños. Te invito a mi realidad. Te invito a mi locura y a mi cordura. Te invito a mi racionalidad y a mi irracionalidad. Te invito a perderte conmigo. A dejar de pensar y a vivir y a soñar. A unir estos dos mundos que parecen tan opuestos pero no lo son. Te invito a olvidar sus diferencias. Soñemos, soñemos todo y hagamos que eso se vuelva la realidad. Vivamos, vivamos todo y hagamos que perdure por siempre en los sueños. Perdámonos, más allá de la realidad; perdámonos en los sueños, pero también más allá de ellos. Seamos sueños y realidad a la vez. Pero seamos. Dejémonos ser, y soñemos y perdámonos juntos. Dulcemente, como en los sueños. Efímeros cómo el humo, eternos como al realidad.




La realidad es pura superchería, puro sueño.

(y cuando te das cuenta que es tu
amigo quien
te da la mano
Entonces para vos ya no existe el miedo, ni
el dolor ni el frío
Estás cómodo con él en tu casa y
sólo ves las
estrellas de espuma
y no hacés más nada porque creés
que ahora
ya no estás más solo
Si te dieras al menos un porqué
Superstición
Superstición
Superstición

Spinetta tiene mucha razon)


lunes, 9 de julio de 2007

Espejos, espejos, mas espejos. Pero diferentes

Mira como baila la bailarina. Se expresa a travez de todo su cuerpo. Y es feliz, la bailarina.
La música la acompaña en su danza. Le da vida a cada uno de sus movimientos. De su sonrisa parece que emana la música. Una sonrisa tan pura y amplia que parece tener su propia vida. Y sus pies inquietos no dejan de brincar, de ponerse de puntillas, de deslizarse por el piso de madera.
Se divierte bailando sola. Pero no se siente sola. Esta acompañada por su misma imagen que el espejo le devuelve. Y parece que son dos bailarinas, felices, danzando en la melodía de la música. Se mueven sin pudor y con decisión y sin embargo, emiten un aura de fragilidad, como el de toda bailarina.
Parecen estar dentro de una cajita musical y la felicidad que las embarga es como la de una niña al abrir su cajita de alajas y ver danzar a la baiarina de cristal.

jueves, 28 de junio de 2007


Reemplacemos los hermeticos espejos por traslucidos vidrios


Definitivamente. Los espejos hermeticos ya fueron. Y la palabra traslucido me re gusta. Y hoy estoy de buen humor.



(me olvide de algo: malentia de mi corazoncito gracias por postearme siempre :) te amo caki)

sábado, 16 de junio de 2007

Tus ojos en el espejo


Cuando mi porfesora me devolvió mi texto del espejo, me dijo que le había resultado bastante hermético. Me sugirió que lo reviera, que pensara alguna forma de que fuese menos cerrado, y la verdad que a mi me gusta así, pero me dio el pie para escribir esto que posteo a continuación:

Tus ojos te devuelven la mirada del espejo. Te miran fijamente, como los miras vos a ellos. Pero sin embargo, en ellos hay una expresión que no comprendes. Quieren decirte algo, pero el espejo es hermético. No pueden salir de ahí. Tu rostro, tu cuerpo esta todo encerrado ahí dentro. Como si perteneciera a otra realidad, lo que se encuentra en las profundidades. Por más que aquellos ojos y aquel rostro quieren salir de ahí y decirte cosas, estas del otro lado solamente con vos. Atisbas a tocar el cristal, pero eso te da miedo. ¿Y si es traspasable? Pero sabes que no. Que tus dedos encontrarán la firmeza de la materia, el frío y el hermetismo del espejo. Y por esa razón no queres tocarlo. Sabes con lo que tus dedos se encontrarán y eso destruiría tus ilusiones de pasar al otro lado y comunicarte con esa persona que te devuelve esa mirada lánguida.
Quisas, si pudieras hablar con ese ser, escuchar con tus oídos lo que sale de su boca y no de la tuya. Si pudieras, quisas comprenderías lo que aquellos ojos quieren decirte en ese silencio frío y distante, proveniente de otra realidad, del otro lado.
Y así te quedas contemplando la imagen que el cristal te devuelve. Deseando conocer aquel mundo opuesto, imaginas cómo sería. Pero ni la imaginación mas alocada podría acercarse a lo que hay ahí. Y el misterio se mantiene...


lunes, 7 de mayo de 2007

Bajo el agua.. ?

Hoy me fume un cigarrillo celeste, con un sweater celeste (L), con mi mar celeste en la ventana y con un cenicero azul. Que lindo :)

Silencios...

No te calles como me callo yo… por favor. Te lo ruego, no caigamos en este agujero negro de silencios que nos aplasta, nos agobia y nos aparta. Cada vez más distantes, más incomunicados y más incomprendidos. Nos veo alejarnos en botes de silencio que se deslizan sigilosos por este mar callado y sin palabras, cada uno con direcciones distintas. Este vasto mar que si seguimos recorriendo nos vamos a perder y va a ser imposible reencontrarnos.
Hablame, llamame, escribime, decime, sugerime, pronuncia mi nombre.
Por favor… por favor, rompé el silencio como si fuese un vidrio que nos separa. Comienza a oscurecerse rápidamente y se vuelve cada vez más opaco e inatravesable. Por favor, destrozalo, atravesalo con caricias, con palabras…


martes, 1 de mayo de 2007

What have we found? The same old fears.

Ellas luchan. No se ponen de acuerdo. No hay forma de llegar a un acuerdo. Sus deseos son los mismos, pero no hay caso. Están inmersas en una batalla interna que se desata en silencio. Un silencio que las aliena del mundo y que no pueden romper. Una mujer que me indica que debo hacer, impulsa a la pequeña que escucha atentamente y obediente pero no puede acatar las ordenes. ¡Destroza el silencio!, pide la mujer. Interactúa. Pero la pequeña se siente imposibilitada absorbida por una burbuja. Por momentos es caprichosa y no responde, por más que sabe que la mujer tiene razón. En el medio, me encuentro perdida, sin saber de que lado estoy. Necesito que paren, que se vuelvan indiferentes. Pero son fuertes y no dejan de pelear. Entonces siento que debo romper esta burbuja. ¿Pero cómo? Es cómodo acá adentro, no hay necesidad de nada, solo abandonarse y dejarse caer. Caer y caer. Y la caída es lenta y suave. Pero es oscura y no se pude ver nada. Y después me choco contra el suelo frío y húmedo. Y me duele todo y me rompo. Y la mujer aparece con nuevas órdenes, reta, impone. Peor la niña está muy rota para responder. Y la dualidad me debilita más. Pero la lucha sigue y no llega a un acuerdo. No hay amnistía. No hay paz. Pero hay silencio oscuro y húmedo. Y desespero. Y vuelvo a caer. Y sigo cayendo. Y cayendo. Sola en esta burbuja hipnotizadora y absorbente.



Bueno, creo q eso define mi pseudo-esquizofrenia del día :)


lunes, 30 de abril de 2007

Es el agujero de nuevo

En fin, tenía ganas de subir esto que escribi para taller. Sin mas rodeos:

Es el agujero de nuevo

Estoy confundida. Algo asustada también. Ramiro me dijo que me quedara acá, tranquila, que acá estoy segura y nada me puede lastimar. Pero lo dudo. Acabo de ver la cabeza de una mujer flotando en la pared. No entiendo como llegó ahí. No hay un agujero, y en este lugar estoy sola. O eso pensaba… No me puedo explicar que hacía una cabeza flotando sola. ¿Es posible eso? Le voy a preguntar a Ramiro cuando vuelva, el siempre puede explicar las cosas mas extrañas. Por cierto, espero que vuelva rápido, quién sabe que puede hacer una cabeza flotante sin un cuerpo que la controle. Seguramente nada bueno.
Estoy tan inquieta, necesito caminar. Pero Ramiro no me va a dejar salir de acá. ¡Ahí esta otra vez! ¡Se asomo y se escondió rapidísimo! Ay, que horrible. ¿Ramiro donde estás? Quiero salir de acá. Esa cabeza me esta asechando… ¡Ah! Ahora se atreve a mirarme fijo. Ella también parece asustada, tiene una cara terrible.
¡Pero que atrevida! Me esta imitando. Y con tanta agilidad… Increíble. Sigue mis movimientos como si los conociera de antemano. ¿Podrá leer la mente? Por Dios Ramiro, volvé.
¡Uya! Parece que esta cabeza tiene brazos también. Pero ¿de donde salen? Esa mano me parece familiar… con ese lunar ahí… ¡es igual al mío! Como puede hacer algo así. Parece tan real. Y me sigue imitando…
-¿Señorita?
Que raro… parece que no pude hablar. ¿Será que mi voz tapó la suya?
-Señorita, ¿hola?
Que extraño, me gustaría poder oír su voz. Pero parece que no esta dispuesta a responder. Solo me copia, pero no emite sonido… esto ya es irritante.
-Muy bien querida, ¿acaso no vas a dejar de copiarme? Contéstame. ¡Y deja ya de parodiarme! No te burles así de mí. Ramiro se va a enfurecer si yo me altero. Y será enteramente tu culpa. ¡Y no me apuntes con ese dedo!
¡Ay Dios! Eso estuvo cerca, casi me toca con ese dedo. No lo podría haber tolerado. Pero… ahora que lo pienso, yo también le estaba apuntando con el índice. Mas bien, ella también me estaba apuntando con el índice; ella es la que sigue mis movimientos, no yo los de ella… ¿verdad? Oh, Ramiro, ¿verdad que si? ¿Verdad que yo soy la auténtica, que ella me esta copiando? Ramiro, Ramiro, ¿donde estás? Ya es hora de que vuelvas. Esa loca empieza a asustarme. Me mira y parece que sospecha de mí. De mí… yo soy la que esta en su derecho de sospechar de ella.
¡Ramiro volvé! Otra vez esa sensación. El vacío me come los pies. Me va a tragar el agujero negro. Se esta formando mas rápido que nunca. Me va a tragar. Y ella parece que lo ve, igual que yo. Se está asustando como yo… ¿Que pensará Ramiro de ella? ¿La querría como a mí? ¿Y si me reemplaza por ella? ¡No! No podría tolerar eso. Yo lo necesito. Sé que es infeliz. Pero yo también soy infeliz. Se lo ve triste cada vez que le cuento del agujero negro… (Sigue creciendo, estúpido agujero… cada vez está mas cerca. Ay, demasiado cerca). Y es raro, cada vez que le hablo del agujero al rato me da sueño. También, cada vez que hablo del agujero Ramiro me da un caramelo. Pero es un caramelo raro.
-¿Vos también ves el agujero, no? Mira, te quedaste quietita. ¿Es el miedo de moverse, no? Si, yo hago lo mismo; cada vez que aparece sé que no me tengo que mover. Sino, el agujero crece más rápido.
Ay Valentina calláte, no ves que te estas moviendo cuando hablas. Quieta, quieta. Intentá tranquilizarte. ¡Ah! No puedo más. Me cuesta respirar… el agujero…
-RAMIROOO!!

-Vale, ¿estás bien?
-Es el agujero de nuevo…
-¿Otra vez Vale? ¿Te volviste a asustar con el espejo?

domingo, 29 de abril de 2007

Intro

Empecé a escribir una explicación de porque este blog. Pero la verdad no se para que. Así que, solo voy a decir: me hice un blog con un nombre que me gusta.

Medias palabras (rae): aquello que, por alguna razón, no se dice del todo o se insinúa incompleta o confusamente